De la Formalidad a la Informalidad, ¿vale la pena emprender en Colombia?

por | 11 Abril, 2017

Rompiendo un poco la linea de mis publicaciones, he decidido meterme hoy con un poco de opinión, algo para pensar un poco…

Las políticas sin autoridad se quedan en solo letras, el reciente nuevo código de policía en COLOMBIA, sin quienes lo hagan cumplir también lo son (que curioso que apenas mencioné el código de policía lo que se me vino a la mente fue la cantidad de libros pirateados sobre este tema que inundaron las calles a raíz de su implementación), estos lineamientos de comportamiento, de ética, de moral, solo sirven de más argumentos para que la “ley” se nutra los bolsillos con mordidas, cuotas y/o vacunas para hacerse los de la vista gorda y permitir que los transgresores sigan haciendo de las suyas. Es normal ver a algunos agentes de policía, hacer recorridos semanales por varios establecimientos como bares, discotecas, tabernas, etc. cobrando la cuota semanal de permisividad para que estos violen sin temor todo lo que quieran violar…

La justicia es otra de las perlas, ¿de que sirve que la buena policía (¿existe la mala policía? ¿leíste el párrafo anterior?) haga su trabajo, capture los delincuentes que hoy pululan a doquier, si luego al día siguiente los ves de nuevo en la calle y si su delito es un poco más grave que no permite liberarlos entonces les den casa por cárcel de la cual salen nuevamente a delinquir por que nadie ejerce control sobre ellos? ¿Has visto no se cuantas veces en las noticias que en tal banda, en tal robo, en tal atraco fue capturada una persona que tiene condena domiciliaria?

A estas alturas estarás pensando que tiene que ver todo esto con el titulo de este post, pues bien, resulta que todas aquellas personas que emprenden negocios, regidos a la norma, a la ley, cumpliendo con todos los requisitos necesarios para operar, sujetas a pagar arriendo, salarios legales, servicios, impuestos, etc. ven como todo lo explicado anteriormente afecta significativamente sus finanzas, es así como los vendedores ambulantes que se ubican al frente de tu negocio pueden ofrecer sus productos a precios que tu nunca podrías (claro, ellos no tienen que pagar lo que tu pagas para operar) pero tampoco es culpa de ellos, las políticas del gobierno de turno destinadas a solo favorecer a los grandes capitales y los cuantiosos recursos perdidos cada día por la corrupción hacen que estos vean muy limitadas sus oportunidades en la formalidad.

 

La inseguridad galopante en todas las ciudades, también atenta contra el emprendedor formal, el comerciante, quienes se ven expuestos a los constantes y repetitivos atracos de sus locales, por delincuentes que algunas veces atrapan y al poco tiempo vuelven a salir a hacer lo mismo.

Muchas veces atravesará por la cabeza de estas personas, sino es mejor dejar de cumplir con todas las formalidades y poner un puesto en la calle (con seguridad le iría mucho mejor), no volver a pagar arriendo, ni la cuota de administración, ni pagar servicios, ni salarios, ni renovación de Cámara de Comercio, ni mono-tributo, ni Sayco & Acinpro (que cobran así no reproduzcas música) solo pagarías la vacuna a la “mala policía” para que te dejen tranquilo y solo te moverán por un ratico el día que algún coronel o alto mando policial tenga que pasar obligatoriamente por allí. Y con suerte, si el lugar no es muy apetecido, la mafia del espacio público no te molestará. Y me faltaba agregar el robo de los empleados, que aprovechan cualquier oportunidad para hacerse de los bienes o de los dineros de la empresa en la que trabajan. Conozco una persona que alcanzó a tener una pequeña cadena de 11 negocios y que hoy solo le queda uno gracias a los administradores que tenía contratados, quienes robaron y robaron hasta que los acabaron.

Las estadísticas muestran que de cada 100 empresas nuevas, registradas en la Cámara de Comercio solo 55 sobreviven el primer año, 40 al segundo año y solo  20 de estas logran llegar al cuarto (4) año de operación. Aunque las entidades y el gobierno de turno se excusan en que son comportamientos comparables con otros países, a mi me parece una cifra escandalosa. Si anualmente en promedio se crean 65.000 empresas en Colombia, pensar que en un año casi 30.000 no habrán sobrevivido y en cuatro años 52.000 ya no estarán, habla muy seriamente de que todas las políticas del gobierno para fomentar el emprendimiento como generadores de empleo y por ende de economía son un total fracaso. Increíble!!! En cifras redondeadas para un periodo presidencial de 4 años se habrán creado 260.000 empresas pero habrán desaparecido cerca de 210.000, cuantos recursos perdidos, cuantos desempleados en la calle, cuantas oportunidades perdidas…

¿Tú que crees, vale la pena? ¿Tienes una buena idea que pueda sobrevivir? Te la dejo ahí…

Un pensamiento en “De la Formalidad a la Informalidad, ¿vale la pena emprender en Colombia?

  1. Pingback: ¿Cómo hago una Proyección de Ventas para un Negocio Nuevo? – Gerencia Retail

Deja un comentario